El 70% de los españoles acaba el día con cansancio visual

Llegadas estas fechas, muchos ya estamos de pleno en la rutina. Para ello hemos renovado material escolar, ropa nueva o, hasta, zapatos nuevos; todo con el objetivo de que la vuelta sea más llevadera. Sin embargo, uno de los aspectos más importantes en la vuelta al trabajo, tanto en niños como en adultos es el que más descuidamos: la revisión de la vista.

Más de la mitad de los españoles tienen problemas de vista y, un 30% llevan las gafas mal graduadas, eso se debe a que “no revisamos la vista con la frecuencia que deberíamos. Lo recomendable es que cada 2 o, máximo, 3 años visitemos a un especialista para revisar la vista”, explican desde Lord Wilmore, empresa española líder en gafas graduadas con distribución 100% online. Sin embargo, los españoles tardamos entre 5 y 6 años en renovar nuestras gafas convirtiéndonos en los europeos que más descuidamos este sentido.

Las largas jornadas laborales y, en muchos casos, delante de un ordenador, las tensiones, el cansancio o el estrés que acaban afectando a la vista. Según varios estudios, 7 de cada 10 españoles afirma acabar el día con la vista cansada, y este porcentaje se ve aumentado en los adultos a partir de 40 años, “a partir de esa edad se recomiendan revisiones anuales para mantener la correcta graduación de las gafas y evitar empeorar la visión”, afirman desde Lord Wilmore. Y es que el 30% de los españoles lleva las gafas mal graduadas, “una mala graduación de nuestras gafas puede empeorarnos la vista”, puntualizan desde la compañía.

Para detectar si se tiene vista cansada, desde Lord Wilmore explican que “el principal síntoma es la dificultad para enfocar de cerca, lo que obliga a alejar los objetos para ver mejor, sobre todo si hay poca luz”. Desde la marca española preferida para comprar gafas graduadas online, recomiendan lentes con tratamiento de filtros de azules.

Este tratamiento ofrece un aumento considerable del contraste, lo que nos hace ver todas las cosas mucho más nítidas y los colores más naturales. La base es la misma, eliminando parte del componente azul de la luz, nuestro ojo enfoca mucho mejor. Por otro lado desde Lord Wilmore siempre avisan sobre el efecto a nivel estético: desde fuera se ven reflejos azules de intensidad media; y desde dentro el cliente ve las cosas con un ligero tono amarillento (que sólo se nota al mirar un dispositivo que emane luz blanca).

Compartir