Compra sostenible – por qué las marcas sostenibles son el futuro

Vivimos en la era del consumo rápido y excesivo. Los aparatos electrónicos tienen obsolescencia programada, la industria de la moda crea nuevas tendencias constantemente, y los consumidores globales se ven empujados de forma constante hacia un consumo desmedido, y no exactamente sostenible.

Este estilo de vida tiene efectos innegables en el medio ambiente; los datos son verdaderamente alarmantes. Nosotros, los seres humanos, hemos extinguido el 80% de nuestros bosques, usamos un 50% más de recursos naturales que la tierra tiene la capacidad de darnos y, tras años de uso excesivo de plásticos, hemos creado 5 islas de plástico en el océano. La más grande está en el océano pacífico, y su tamaño equivale al de India, Europa y Méjico juntos.  (https://www.theworldcounts.com/stories/environmental-degradation-facts)

Pero no debemos perder la esperanza. Las nuevas generaciones, los “millenials” y la generación Z, son cada vez más conscientes de este problema, así como de su urgencia. Según la encuesta Future of Humanity, el 41% de las personas de 18 a 25 años creen que el calentamiento global es el reto más importante al que se enfrenta el mundo, seguido por la contaminación aérea (36%). (https://www.forbes.com/sites/emanuelabarbiroglio/2019/12/09/generation-z-fears-climate-change-more-than-anything-else/#41392e96501b)

 

Las personas jóvenes son cada vez más vocales con el tema, como podemos ver con la famosa y admirada activista medioambiental Greta Thunberg, y muchos de ellos están tomando acción directa. Están liderando protestas y peticiones, participando en voluntariados medioambientales, y poniendo en evidencia (o incluso boicoteando) empresas con prácticas no sostenibles. Es decir, las nuevas generaciones demandan un giro (muy necesario) hacia la sostenibilidad.

Esta conciencia ecológica emergente ha hecho que la sostenibilidad se convierta en un valor diferenciador central; las marcas están diferenciándose cada vez más a través de la etiqueta “eco”. Incluso aquellas empresas que eran en su origen no sostenibles (como las de “fast-fashion”) están tomando medidas para obtener el visto bueno de esta nueva generación de consumidores, creando planes de sostenibilidad, lanzando productos “eco” y contribuyendo en ONGs medioambientales.

Esta nueva tendencia de conciencia medioambiental entre las empresas se debe a que los consumidores, cada vez más, buscan alinear sus valores con sus hábitos de consumo. Pregunta a tus padres o abuelos qué características piensan qué un buen coche debe tener, y lo más probable es que mencionen la potencia y la reputación de la marca. Pero las generaciones más jóvenes ahora se preocupan por el nivel de polución del coche. Esto se debe a que nosotros, las nuevas generaciones, somos cada vez más conscientes del impacto que nuestras compras y modo de vida tienen en el medio ambiente, y hemos aceptado nuestra responsabilidad de salvar el planeta.

Al tiempo que los consumidores buscan alinear sus compras con sus valores, las marcas y plataformas de compra sostenibles aumentarán en popularidad y en cuota de mercado. Un buen ejemplo es Kendani.com, una plataforma online que ayuda al creciente número de compradores conscientes con el medio ambiente a buscar marcas y productos sostenibles, todo en un mercado online. Kendani.com está impulsada por personas jóvenes, apasionadas por el cuidado del medio ambiente, que buscan difundir el mensaje y crear un impacto positivo.

Comprar de forma sostenible es una de las mejores maneras de salvar el planeta de su deterioración irreversible. Necesitamos actuar de forma inmediata por nuestro ben y el de las generaciones venideras. Si bien es cierto que las grandes corporaciones están progresando hacia la sostenibilidad, nuestra apuesta más segura es comprar de marcas sostenibles o de comercio justo. Esto no es solo para que los productos que compremos no tengan un impacto negativo en el medio ambiente, sino también para contribuir al crecimiento y a la difusión de las nuevas marcas y plataformas sostenibles.

Compartir